tema: Nomadismo

Mapas de poemas

Llevo unas semanas con un proyecto de esos que no sé a qué conducirán. Empezó cuando se me ocurrió montar un poema en el que casi cada palabra fuera un enlace a algo en la red que tuviera que ver con ella. Incluso había palabras con varios enlaces. El problema (y la razón por la cual no lo colgué) fue que me di cuenta de que no importa cuántos enlaces ponga en un poema, siempre serán insuficientes. Un poema ya es, de muchas maneras y desde su concepción, hipertextual; lo que ocurre es que la hipertextualidad se da en la red de referencias que el lector tenga a su alcance mentalmente. Y la belleza del poema depende, en gran medida, de su creación de esos enlaces a nivel neuronal. Así que hipertextualizar un poema en realidad lo empobrece.

Pero seguía con la movida de las conexiones, seguía pensando en eso. Así que empecé con una idea visual, cartográfica, y le puse como título Mapas de poemas. Todavía está muy verde y voy averiguando maneras de hacer mapas para los poemas, o aspectos de ellos (de nuevo las resonancias en la mente del lector son mucho más poderosas), que me sirvan para hacer algo relacionado con el funcionamiento del poema, pero también algo nuevo. (Si digo “algo nuevo”, me refiero a nuevo para mí; lejos de mi intención imponer novedades al mundo. Benjamin me ha ayudado también a sospechar de lo nuevo, “lo nuevo es siempre lo mismo”, escribió.) (Más documentación artística sobre cómo funciona el sistema banal-adormecedor de “lo nuevo” se puede encontrar en las novelas de Philip K. Dick.)
Por ahora, la serie de los mapas se llama Líneas de fuga, y ya colgué uno aquí hace días. Ahora cuelgo un par más, pero confieso que no sé a donde conducen.

Las Líneas de fuga lo son en más de un sentido. Tienen algo que ver con el sentido migratorio que para mí tiene la poesía: migratorio entre géneros, ideas, sistemas de conocimiento, realidades personales e impersonales;
la metáfora pone en fuga una palabra por medio de otra, en varias direcciones, quitándole al lenguaje esa linearidad que lo domestica. (El eufemismo, en realidad, es una domesticación de la metáfora, una manera de encerrar al lenguaje y, por ende, las interpretaciones del mundo que permite.)

Como decía, no sé a qué conducirán estas líneas de fuga; pero eso es lo divertido, ¿no?

Líneas de fuga


                textos recientes +