tema: Arte

Un poema de pared


Anoche, tomando un ron de pre-despedida, hablaba con Julieta Lionetti y Bengt Oldenburg acerca del futuro de la poesía. Julieta piensa que la escritura discursiva no tiene futuro; que algo otro la suplantará… ¿el código? Más la palabra performativa que la discursiva.
Hace años que pienso que el mejor lugar para publicar poemas es el blog. Van apareciendo conforme se escriben, de uno en uno, y llegan a todo el mundo (esto es mucho mejor que una edición de 500 ejemplares que probablemente no podrá ni salir del país donde se publique… no existe un mercado real de libros que abarque todos los países de habla hispana).
Pero incluso el blog ha de estar ya en vías de extinción.
Aquí he mostrado algunos de los libros de la BiPA, que siguen el gran precepto de Osvaldo Lamborghini: “¡Primero publicar, luego escribir!”. En otras palabras, antes viene el medio, después se va escribiendo para llenarlo.
Pero sigo pensando otras formas de llevar el poema al lector, de crear un contacto físico entre ambos. Una es esta, tal y como la anoté en mi libreta hace unos días:


—> Tablas, cachos de madera, unidos con tornillos, clavos, cola—de cualquier manera. Hay que hacerlo rápido.
—> Todas las maderas/tablas llevan texto. Completamente cubiertas de texto, un poema.

Algunas notas


Buscando otra cosa encontré estas notas para una muestra completamente absurda de la Biblioteca Popular Ambulante. Bueno, era absurda a propósito. Creo que la idea tenía que ver con desviar la atención de los libros, una especie de comentario sobre el ruido. ¿No es la tienda el espacio más importante de cualquier museo?

Mapas de sueños



Vivir en ciudades implica estar inmersos en signos, señales, mensajes incesantes, letreros luminosos sin fin. Te vas a la cama y te suena el celular y es publicidad de algún tipo. Pero no sólo es una saturación publicitaria: las señales vienen de los demás, son de aprobación, negación, interés o exigencia de conformidad con alguno de los múltiples códigos que recorren la sociedad múltiple, la ciudad. No entremos en todas las formas más recientes de conectividad. El caso es que la señalización de la vida, su signación, no para nunca. Como el inconsciente.

Los lacanianos dirán que el inconsciente funciona como el lenguaje, los deleuze/guattarianos que el inconsciente es una máquina de producir deseo y va más allá del sujeto, a lo social: que el inconsciente es social y no para de producir deseo. Las obras de Alberto Méndez podrían ser radiografías, escaneos, de momentos o instantes de la producción de deseo en la ciudad. Es el título de la muestra, que da título a todas las obras, lo que me ha puesto sobre esta pista: “Olvidé que te amaba”, como si la inmersión absoluta, el dejarse llevar por la máquina deseante que es la ciudad, por esa corriente, trajera consigo no sólo el olvido de uno mismo, sino también el de la persona amada. Aunque no sabemos, siquiera, si el objeto de ese amor es una persona. En el inconsciente urbano, tampoco hace falta esa información. El título propone un enigma, pedimos su resolución, sí, pero me parece más rico no parar de resolverlo, estar siempre en ese camino.

(texto completo...)

Anti-belleza de los libros


Lo que sigue es parte de una conversación por chat con Andrea Suárez Córica, poeta y artista, constructora de libros.

RC: Tenía dos cosas más de metal para ti, pero las voy a usar: una para el nuevo libro, la otra como contrapeso para el transformador eléctrico de mi ordenador, que está fallando.

ASC: Contrabando de contrabando, ¡no vale!

RC: Sí, sí, todo vale. ¡Esto es arte contemporáneo!

ASC: Lo que yo hago, ¿intenta serlo? ¿O ya lo es? ¿O qué sería?

RC: Sí, lo es. Aunque tengo que convencerte de que abandones tu buen gusto formal.

ASC: Algo ligado a la belleza, ¿no? A eso te referis, a la perfección, lo prolijo…eso es notorio en el libro de los recuerdos, y, creo, un poco menos en el de la gramática del embalaje.

RC: Sí. El problema es que ya hay mucha belleza en el mundo, mucho objeto bello, desde cafeteras hasta casas y autos, con el agravante de que el prestigio social de esos objetos es mucho mayor. Entonces, si el arte es siempre un acto social, ¿por qué no llevarlo por otro lado?

(texto completo...)

Color, aquí, ahora

Valeria Traversa
Línea de flotación
Museo Casa de Yrurtia
Hasta el 5 de enero de 2013

La muestra es pequeña; apenas cubre las dos paredes del zaguán que conduce al patio de la vieja casona del escultor Yrurtia, en Belgrano. Y al parecer, también es simple: unas manchas de color de un lado, unas rayas de color del otro. Los colores son vivos, vibrantes, con esa transparencia que es una de las felicidades que traen a la vida las acuarelas.

Las manchas de color parecen flotar encima de unos dibujos más bien geométricos, o restos de figuras geométricas, hechos casi con regla, con moldes. Todos los planes que vamos haciendo, todos los cálculos, todas las certezas, se van descolocando. No se descomponen, quedan por ahí, por debajo, como recuerdos, como caminos neuronales marcados por la costumbre. Pero el agua, el color, una inundación breve y festiva de manchas, les ha pasado por encima. Hay una alegría aquí: hemos vivido, seguimos viviendo: lo preestablecido, lo acordado con anterioridad, lo formal, lo legal, el GPS de nuestras vidas diarias, se irán borrando. Queda el momento, y el momento se compone de estos colores, estas aguas, estos aires festivos, esta danza que no tiene un más allá. Estamos en el aquí y ahora.

Enfrente, las mismas acuarelas, los mismos colores, igual de festivos, pero en rayas verticales, una junto a la otra, un papel de rayas junto a otro, por encima o por debajo de otro. Cuando veo rayas verticales, pienso en la cárcel, o en algunas camisas que uso, aunque no me gusten. Sin embargo, los colores que ha elegido Valeria, el orden en el que aparecen, a veces incluso sin un orden cromático estricto, más como alineados caprichosamente, me devuelven a la alegría de la que hablaba antes. Aquí no hay resaca, ni de la danza, ni del momento anterior. Hay continuidad bajo un orden distinto. Como si la felicidad de aquella fiesta se hubiera vuelto alegría al recordarla. ¿Hace falta añadir que el recuerdo tiende a lo selectivo, al orden, a querer establecer una linealidad, una causalidad?

Debo decir que esta pequeña muestra me sorprendió. Siempre me han gustado los dibujos de Valeria. Recuerdo otros más dramáticos, siempre abstractos, pero con líneas cortadas, zigzaguantes, en todas direcciones. Aquí hay otra cosa, una calma alegre, quizá. Y lo que me llamó la atención fue el uso del color; y si no es el uso, es el dejarse llevar por esos colores, como por la dicha infantil (que aún siento) ante una caja de lápices de colores. No estaba yo muy de buen humor el domingo por la tarde, cuando fui a la inauguración, pero me dejé llevar por esos colores: dejé que me elevaran en su principio del verano, en su final del verano.

El Carrito Cacerolero


La BiPA/RaCMo tuvo el honor de presentar, anoche en el CCEBA, su nuevo carrito de protesta ciudadana.

Es un carrito que sirve para protestar dando cacerolazos desde el balcón de casa. Incluye mini-parrilla, mini-bar y mesa extensible que sirve para invitar a los amigos a tomar algo o para planchar una camisa (en el interior lleva también una plancha). Los artilugios caceroleros van a pilas, con lo que uno se puede quejar incluso de algún corte de luz. También lleva, en el frente una linterna de leds, que sirve para enviar mensajes por código morse a los vecinos de enfrente.

Se puede pintar de distintos colores, según el partido político de cada quien:

(texto completo...)

Presentación de la BiPA/RaCMo




La Biblioteca Popular Ambulante / Radio Comunitaria Móvil (BiPA/RaCMo) es una máquina de afectar los cinco sentidos. El oído, por medio de la radio, la música, las performances poéticas; la vista, por medio de los libros (construidos con los desechos, encontrados en la calle, de múltiples discursos: toda esa intensidad de la comunicación que forma una gran ciudad) y el carro en sí; el tacto, por medio de la madera, el papel, las texturas. Pronto, también afectaremos el gusto y el olfato, una vez incorporemos la cocina de campaña al artefacto. En las próximas semanas, o meses, encontraremos un día para sacar la BiPA/RaCMo al patio de la Casa del Bicentenario, y nos pondremos a cocinar para todo el que quiera venir a comer, a charlar, a inventar nuevas formas de utilizar esta máquina.

Porque se trata de una máquina; de una especie de hardware del cual nosotros (sus constructores) seríamos el software inicial… dígase, el sistema operativo. Manuel De Landa explica que en una máquina de guerra, el soldado es el software. Deleuze y Guattari puntualizan que una máquina de guerra no tiene como función principal la guerra, sino la afectividad. Más que de guerra, entonces, la BiPA/RaCMo es una máquina de generar afectos en/hacia/para/desde nosotros y los otros. Pronto, conforme vayamos poniendo en marcha esta máquina de los afectos, incorporaremos el trabajo, las ideas, la creatividad de muchos otros artistas, poetas y músicos. Y, claro, también las de otras personas que se vayan acercando.

Este encuentro con los demás resulta fundamental para nosotros y nuestro trabajo. Por eso la BiPA/RaCMo tiene ruedas: no se trata de que vengan a vernos, sino de ir nosotros a verlos a ustedes. Ahora, la BiPA/RaCMo permanece estacionada en la Casa del Bicentenario, que se convertirá en algo así como nuestro centro de pruebas durante los próximos meses. Después, saldremos a la calle. La BiPA/RaCMo forma parte de una coalición de proyectos titulada El Gran Aula (junto con A77, Maquila y el CheLA) que tiene como función precisamente salir a la calle a encontrarse con los demás. Esto ocurrirá, por lo general, en Parque Patricios y otras zonas del sur de la ciudad.

Por ahora, hemos puesto en circulación una convocatoria para que nos envíen obras visuales y/o poéticas, que luego serán traducidas por músicos, y otros artistas, en sonidos. Con el material que vayamos recibiendo y las partituras que vaya generando, estamos armando un gran libro y un archivo de obras sonoras. Se puede ver algo de esto ya, este primer día de la puesta en marcha de nuestra máquina, pero aún falta que se den estos encuentros que son tan importantes para nosotros y para la BiPA/RaCMo. Sin ellos, ésta no tiene sentido, no puede ser considerada una obra de arte.

Todo esto que prometemos apenas arranca. Esta es la primera aparición pública de la BiPA/RaCMo, todavía tan aseada y bonita. Eso cambiará, para bien, con el uso, el desgaste con la puesta en acción, los encuentros, las manchas de comida, el traqueteo de la circulación por calles adoquinadas, y el tiempo. Las máquinas son para usarse y ésta se usará.

Leonello Zambón / Roger Colom

¡PRIMICIA!

PRIMERAS FOTOS DE LA BiPA-RaCMo A PUNTO DE SALIR DEL TALLER

La BiPA-RaCMo en medio del quilombo del taller

Con los cajones arriba, lista para ser transportada. Llevará también un cajón con el transmisor de radio en el espacio cerrado que hay debajo de la torre.

Con los cajones abajo. En ellos irán los libros. Al bajarlos queda un espacio de trabajo diáfano.

No salgo en esta foto por presumir (bueno, un poquito), sino por mostrar la escala del bicho.

BiPA+RaCMo CONVOCAN/////


BiPA (biblioteca popular ambulante) y RaCMo (radio comunitaria móvil) son parte de El Gran Aula, proyecto que incluye una serie de equipamientos móviles para desarrollar actividades en el espacio público. Actualmente estamos trabajando junto a a77 y Paola Salaberri en el CHELA construyendo parte de esta infraestructura nómade, que recorrerá en principio los alrededores de Parque Patricios organizando talleres, recitales, transmisiones y encuentros en la calle.

El 25 de abril inaugurará una muestra en la Casa del Bicentenario en donde presentaremos una versión mutante de la BiPA que incluirá provisoriamente un transmisor de radio, una antena, una serie de receptores y algunos libros instantáneos. La intención es montar un archivo de obras sonoras para radio (de partituras, obras gráficas y audio) y una serie de presentaciones en vivo de estas obras que serán transmitidas por la radio. El archivo y las obras se irán incrementando y desarrollando mientras dure la muestra. Contamos con la colaboración del Ciclo Curados de Espanto de FM La TRIBU, que nos propuso generosamente incluir en el archivo de la BiPA la serie de poemas visuales y sonoros que actualmente están grabando a partir de interpretaciones de artistas especialmente convocados y transeúntes ocasionales.

Nos gustaría ampliar este archivo y proponer contenidos a partir de multiplicidades y cruces, ¡es por eso que los convocamos! La convocatoria no es exclusiva para artistas sonoros, sino para todo aquel que le interese una instancia de traducción poética de algún tipo: gráficos, partituras, textos o sonidos. Ya que hay poco tiempo hasta la inauguración, proponemos a todo el que quiera participar hacerlo de una forma bien concreta y simple enviando una pieza gráfica de algún tipo, que funcione como punto de partida para construir una partitura y luego traducirla a una pieza sonora radiofónica. Las piezas podrán seguir desarrollándose una vez montada la BiPA/RaCMO. Se programarán fechas de presentaciones en vivo que a su vez serán transmitidas por la radio y pasarán a formar parte del archivo sonoro.

I N S T R U C C I O N E S p a r a p a r t i c i p a r / / / / /

Enviar la pieza gráfica (en lo posible antes del 23 de abril, luego seguiremos recibiendo, pero si lo envían rápido llegamos a montar el libro para la inauguración) en un archivo pdf, Word, jpg o una pieza en papel original, fotocopiado o impreso. Hecho en la compu, a mano o utilizando cualquier técnica.

En papeles de cualquier tamaño, con objetos bi o tridimensionales (o no).

Los no-artesanos de la BiPA organizarán todos esos papeles, escritos, imágenes, todas esas partituras, en hojas A3.

Con esto haremos un libro de partituras que entrará formar parte (ejemplar único) de la BiPA/RaCMO y circulará por donde haya que circular.

Una vez terminada una hoja A3, el partituriento siempre tendrá la posibilidad de seguirla interviniendo según los cambios que se den (o no) en la obra sonora y/o gráfica.

Se organizarán presentaciones en vivo a partir del material enviado, quien quiera participar con una perfo podrá aclararlo al enviar la data, así podremos organizar una programación: La BiPA/RaCMO cuenta con un transmisor de radio, antena, una potencia, una mixer y una serie de receptores de audio. Pueden consultarnos por otros equipos para utilizar en las performances (contamos también con algunos reproductores de cinta abierta, instrumentos autoconstruidos, tal vez llevemos el piano fantasma y otros cachivaches)

Se puede enviar un gesto mínimo, no hace falta completitud. Se trata de producir puntos de partida.

Un seminario sobre arte maquínico



El año pasado, hicimos un curso de tres meses en el que exploramos algunos textos filosóficos y literarios y algunas instancias del arte contemporáneo en busca del OTRO. Este año, me gustaría explorar el tema de la MÁQUINA.
Haríamos una breve incursión histórica, empezando por los autómatas y los mecanismos de relojería, luego los motores y al fin, las redes, las tres formas de entender el mundo maquínicamente que han predominado desde el siglo XVIII. Pararemos un rato en las vanguardias, para explorar su fascinación con las máquinas. Hablaremos de automatismos en el arte, en John Cage por ejemplo. Miraremos algunas máquinas para crear sonetos automáticos. Visitaremos la Fábrica de Warhol. Caeremos atrapados en algunas teorías de redes. Averiguaremos cómo construir un robot con partes sobrantes de nuestros propios cuerpos. ¡Y muchas cosas más!

Algunas de las lecturas:
-Raymond Roussel, Locus Solus
-José Díaz Fernández, La venus mecánica
-Deleuze & Guattari, “Tratado de nomadología: la máquina de guerra”
-Manuel De Landa, Mil años de historia no-lineal
-Rosi Braidotti, Metamorfosis: hacia una teoría materialista del devenir
-Siegfried Kracauer, “El ornamento de la masa”
-William Burroughs, La revolución electrónica
-Philip K. Dick, Blade Runner
-William Gibson, Neuromante
-Algunas movidas ciberpunk y steampunk
-Fragmentos de algunas películas
-Algunos programas informáticos

Deleuze & Guattari no se equivocan, ni frivolizan, cuando utilizan el lenguaje de las matemáticas para describir situaciones humanas, vitales y sociales. Una máquina abstracta, por ejemplo, es un mecanismo matemático capaz de ser encarnado en muchos mecanismos físicos. Esto está en la vanguardia científica, en la filosófica y llegando a la vanguardia artística. Las singularidades, que en Deleuze resultan tan importantes, cobran otra dimensión cuando las entendemos como umbrales de transición en los que la materia pasa del caos al orden en un proceso de autoorganización.

Un piano fantasma

Leo Zambón en Fundación Telefónica
con la colaboración de Hernán Hayet, Javier Areal Vélez y Roger Colom

Teclas y pilas
Lo que sigue son algunas de las anotaciones que tomé en mi cuaderno durante la destrucción y construcción del piano fantasma. En corchetes, aparecen notas posteriores, surgidas cuando migraba las notas del papel a la pantalla.
Vista aerea
El fin de la cultura burguesa. [Por cultura burguesa me refiero a la cultura de la clase media y media alta mercantil e industrial que huyó de sí misma en los años 1970 y 80 hacia el neoliberalismo de los 90, que terminó de destruirla; es una cultura que se autodestruyó, y nosotros somos sus herederos… o los que seguimos adelante después de ese particular Fin del Mundo.]
piano primer plano
Ya no sabemos tocar el piano, al menos con todas las implicaciones que tendría tocar el instrumento musical/social de la burguesía del 19. Santo y seña de las señoritas bien trabajadas y bien terminadas, y de las que querían serlo también, el piano era lo que las hijas de buena familia debían aprender a tocar. El piano es un instrumento de percusión que armoniza. Como el sexo.

(texto completo...)

Este miércoles en Telefónica

(Buenos Aires)

Aparecen algunos libros de la Biblioteca Popular Ambulante en este trabajo de Leonello Zambón. Muy potente.
Estoy terminando un libro especialmente para esta instalación.

- previous posts                 textos recientes +