Vacante


Luego
luces bajas
se presentan al horizonte
sin avisar procedencia
ni dejar nombre
en recepción
su número.

Y ahora no sabemos.
Ilustramos algunos libros.
Contamos hasta donde nos atrevemos.
Luchamos en silencio.
Equilibramos algunas nubes
medio cerrando los ojos
pero no dejamos mensaje
ni recado.
El horizonte varía
y las luces varían
hasta no estar más.

(Un cine entero se llena de risa.
¡Qué buena esta comedia!
Un cine entero es gente
que no existe ya.)