Vagabundo


El grado de elaboración no es la medida de la verdad. — WG Sebald

Quiero deambular sin necesidad—
sin añadir nada al camino
por el que el tiempo decide mañana
la idea de futuro, y la desdice.

Cuando hablo solo, es siempre en plural.
La máscara de tantas caras que no sé sacarme.
La ceguera que me invade en los sueños.
La máscara me protege. Duermo en la calle.

Lo hace para deslumbrar—el tiempo—
y darnos algo para anotar la temperatura
ambiente y la de nuestra experiencia
día con día. Nada más.

[Veo a menudo esa idea en objetos rotos y descartados, en la calle: juguetes, fotografías, papeles, ropa, basura—como si todos y todo lo que somos quisiéramos mudarnos a otra cosa, otro lugar, otra manera.]

[Ahora que lo que íbamos a ser se ha roto y perdido—se ha vuelto indescifrable como la nota en una agenda hallada en la calle y escrita en una letra desconocida.]

[Hay una presunción, aquí, de mi parte, que viene de ver cómo hay tanta gente que se rompe en las ciudades, las construcciones mentales cada vez más complejas en las que nos vamos adentrando. La presunción está en representarlo. Soy de ciudad y siento el tirón de esa entropía cada vez más atractiva, a la que cualquier pequeño fallo en el sistema, cualquier error en el código (incluso uno hecho a consciencia y lanzado al azar) nos puede llevar. Hace falta un esfuerzo constante, y cada vez más tiempo, para no abrirse por completo a la disolución, para no hacer esa última concesión psíquica, no permitir ese último desprendimiento.]

[La diferencia entre un vagabundo y yo, es que no he hecho, todavía, esa concesión.]