Clínica y crisis


Me ha llamado la atención que varios de los artistas que se han interesado por la Clínica de arte contemporáneo (arranca el 7 de abril) comentaran que se encuentran en un impasse; algunos incluso han utilizado la palabra “crisis”.
Confío en poder ayudarles: nada me atrae más que esta clase de problemas: el proceso creativo sus accidentes, azares, hallazgos y epifanías. El primer día asignaré la lectura de un panfleto contra el idealismo y, digamos, a favor de la realidad, del mundo en sí (en COZA nos consideramos fans de lo real).
Richard Prince, artista neoyorkino que trabaja con fotografía, dijo algo así como que “lo normal es el nuevo efecto especial”. Puede que esto esté un poco pasado de moda (como si las modas nos importasen tanto), pero es un punto de entrada al proceso en crisis—una forma de encuentro apasionado con lo real.
¿Y no estamos, a trancas y barrancas inventando un nuevo real? ¿No sentimos en nuestras vidas cotidianas el desorden de un mundo del que ha desaparecido la autoridad? ¿No es nuestro trabajo como artistas adentrarnos en esa selva, ese desierto, ese mar y explorarlo, ver qué y cómo se puede construir ahí?
Desde mi trabajo me hago estas preguntas cada día, y evidentemente las examinaremos, como grupo, en la Clínica. Luego, a nivel individual, las abordaremosdesde la obra o el proyecto de cada artista. Este trabajo, más detallado, de uno a uno, es lo que termina por redondear el sentido de la Clínica—las intensidades intelectuales, emocionales y técnicas que quiero provocar.