Lo que faltaba


No hacía falta, por supuesto, pero no importa: he abierto otro blog. Se trata de REVISTA, el órgano de difusión de la BIBLIOTECA POPULAR AMBULANTE, y el espacio desde donde se difundirá toda la propaganda oficial de esta (a menudo poco) interesante institución post-cultural.
(Por cierto, lo de “post-cultural” no es una broma, sino un comentario sobre la sociedad en la que vivimos. No lo voy a explicar demasiado, pero la idea de cultura, e incluso la de Cultura, pertenece a un proyecto social que ha pasado a mejor vida, el de la Edad de las Luces, o de la Razón. Lo de que sea poco interesante, tampoco es broma; en otras palabras, es tan interesante como puede llegar a ser (o no) cualquier proyecto posterior a lo que, por pereza, seguimos denominando “cultura”. Y no es que yo lamente el fin de esa “cultura”; cuando nací, en 1964, ya había comenzado ese fin, por lo que me crié y eduqué y he trabajado siempre dentro de sus parámetros. (Por favor, no confundir post-cultural con posmoderno, aunque eso que llamamos “posmoderno” sea, efectivamente, la manifestación más vital de los testigos y primeros practicantes de este fin de la cultura.) Como prueba de dicho fin, me gustaría dejar claro que lo mejor que podemos decir de la post-cultura en la que vivimos es que resulta interesante, y en realidad poco más.)
(Otro por cierto: el fin oficial de la cultura y la Cultura se dio en 1945, con la divulgación de las imágenes de lo que pasó en los campos en Europa. Por eso Adorno se preguntaba si sería posible seguir escribiendo poesía; el tío seguía pensando en términos culturales, o Culturales. Evidentemente, no se dejó de escribir, más bien se escribió muchísimo más de eso que aún seguimos llamando, por pereza, “poesía”.)