Parque Centenario

  • Domingo, mediodía.
  • Pregunto a dos guardias dónde está el asta (de la que pende la bandera los días patrios), donde he quedado con amigos, y me corrigen: no es un asta, sino un mástil.
  • Hay puestos permanentes de libros y puestos precarios, de domingo, de todo lo demás, y libros también.
  • En un puesto precario, un libro con este título: Hitler y yo.
  • Nunca he ido al Museo de Historia Natural. Es como si me lo estuviera reservando para… para ¿qué? (Me encantan las arañas con telaraña de las puertas).
  • Pleno invierno y me doy cuenta de que voy demasiado abrigado.
  • Mis puestos favoritos: los de herramientas.
  • Palillos, aquí llamados escarbadientes, de la marca Escarbalindo.
  • Un puesto en el que venden espadas y canicas.
  • Un libro titulado: Vamos a leer Poesía Argentina.