Un seminario sobre arte maquínico



El año pasado, hicimos un curso de tres meses en el que exploramos algunos textos filosóficos y literarios y algunas instancias del arte contemporáneo en busca del OTRO. Este año, me gustaría explorar el tema de la MÁQUINA.
Haríamos una breve incursión histórica, empezando por los autómatas y los mecanismos de relojería, luego los motores y al fin, las redes, las tres formas de entender el mundo maquínicamente que han predominado desde el siglo XVIII. Pararemos un rato en las vanguardias, para explorar su fascinación con las máquinas. Hablaremos de automatismos en el arte, en John Cage por ejemplo. Miraremos algunas máquinas para crear sonetos automáticos. Visitaremos la Fábrica de Warhol. Caeremos atrapados en algunas teorías de redes. Averiguaremos cómo construir un robot con partes sobrantes de nuestros propios cuerpos. ¡Y muchas cosas más!

Algunas de las lecturas:
-Raymond Roussel, Locus Solus
-José Díaz Fernández, La venus mecánica
-Deleuze & Guattari, “Tratado de nomadología: la máquina de guerra”
-Manuel De Landa, Mil años de historia no-lineal
-Rosi Braidotti, Metamorfosis: hacia una teoría materialista del devenir
-Siegfried Kracauer, “El ornamento de la masa”
-William Burroughs, La revolución electrónica
-Philip K. Dick, Blade Runner
-William Gibson, Neuromante
-Algunas movidas ciberpunk y steampunk
-Fragmentos de algunas películas
-Algunos programas informáticos

Deleuze & Guattari no se equivocan, ni frivolizan, cuando utilizan el lenguaje de las matemáticas para describir situaciones humanas, vitales y sociales. Una máquina abstracta, por ejemplo, es un mecanismo matemático capaz de ser encarnado en muchos mecanismos físicos. Esto está en la vanguardia científica, en la filosófica y llegando a la vanguardia artística. Las singularidades, que en Deleuze resultan tan importantes, cobran otra dimensión cuando las entendemos como umbrales de transición en los que la materia pasa del caos al orden en un proceso de autoorganización.