La BIBLIOTECA POPULAR AMBULANTE


La BIBLIOTECA POPULAR AMBULANTE (BiPA) es el trabajo a corto, medio y largo plazo en el que estoy trabajando. Dicho de otro modo, este es el proyecto en el que estaré desde hace un par de meses hasta que me muera. Si lo hago bien y tengo mucha suerte, continuará. Si no, pues no sé, tampoco es que me vaya a dar mucha cuenta.

La idea surge de la “Expedición”:http://artexpedicionario.blogspot.com/—de llevar la “cultura” o la vida o el negocio en un carro, tirado de una bici. Quiero producir una especie de nomadismo cercano, un ambulantismo, un deambulantismo, una forma de pasear como extranjero en cualquier lugar (dar una vuelta a la manzana donde vivo, por ejemplo) y aportar algo a la conversación pública en ese sitio. Esa conversación puede ser que la gente pasa por ahí y normalmente no se detiene (porque hay prisa o miedo o aburrimiento o no hay nada), y darle un motivo para detenerse y ver algo, aprender algo, enseñar algo y ¡hasta meterse un buen plato de lentejas entre pecho y espalda!

(No sé por qué, pero hoy me levanté con ganas de escribir eso de “entre pecho y espalda” en algún texto). (Misión cumplida).

La BIBLIOTECA POPULAR AMBULANTE (BiPA) consiste de un carro tirado por bicicleta que contiene una biblioteca de 500 volúmenes en principio hechos por mí. No es tan difícil hacer un libro, lo peor viene antes de empezar, cuando no se te ocurre de qué coño podría tratar el bicho. En fin, 500 libros que circulen por la Ciudad y el Conurbano de Buenos Aires. Quiero que la BiPA se detenga en plazas y ferias y se ofrezca como lugar para leer, o charlar y en ocasiones, para comer. Porque también me parece importante que espíritu y cuerpo se alimenten simultáneamente. Hay que ser un poco equilibrista con eso.

Además, si ofreces comida, la gente viene. Siempre pasa. En el Recoleta, cuando mostramos la oficina de la Expedición, cocinamos y la gente se puso a la cola inmediatamente. ¡No hubo ni que decírselo!

El carro apenas está siendo diseñado en la parte del cerebro (el mío, en este caso) que diseña cosas. Pero me gustaría que llevara incorporadas las mesas, plegables y desplegables sobre el territorio que en su momento la BiPA vaya ocupando. Con espacio para guardar todo el equipo de cocina, o de camping o el instrumental que haga falta. Y con alguna forma de transportar sillas plegables, también desplegables, o banquitos, o algo para sentarse. Que sea un carro multiactividad con todo perfectamente guardable para emprender el camino (la huida) (la línea de fuga) en cualquier momento.

También, ya que estamos con lo de los libros y la comida, me gustaría que amigos escritores y poetas (y también otros que no son amigos, o que no conozco) vengan y lean sus trabajos, o den alguna conferencia o un mini-taller de escritura, o armen un debate sobre un tema que importe. Cosas que hagan que la gente se acerque. Alguien puede venir y dar una clase de cocina. La idea de la BiPA es producir un espacio cultural instantáneo y portátil.

Sobre los libros y el criterio de su construcción escribiré más adelante.