A dos noches de año nuevo


In the swirling, devouring clutter
Of another year.
—August Kleinzhaler

Ocho horas en un Talgo
para llegar y no decir nada.
“Me gustaría estar en Sevilla,” por ejemplo
y pensando en la luz y un par de bares.
Pero no es posible, hoy
con ese tío
al que le cuesta pronunciar su propia lengua
junto a mí, aquí en la barra del tren de vuelta.

Se ha ido; comencemos otra vez:
Ocho horas en un Talgo
para llegar y no decir nada.
Nos pusieron dos películas
que vi sin audio por el puro placer.
Un vaso con hielo para el coñac de petaca
y un cigarro entre vagones
donde hay un cenicero
y a nadie le importa que fumes.

A donde vamos no hace frío;
la luz es distinta
y en ella, las palabras llegan a brillar.

2 Comentarios para A dos noches de año nuevo

  1. Alfredo Ferreiro escribió:

    Feliz año 2008! Un abrazo.

  2. Roger escribió:

    Estaba en la playa (hemisferio sur) haciendo el ridículo con mi piel blanca y sin tostar, pero ya estoy de vuelta (haciendo el ridículo con otras cosas).

    Feliz año y miles de esas cosas
    un abrazo