Aproximación


Estaba escribiendo un poema y desapareciste.
Pero escribo para que aparezcas, para verte
para contarte que hoy en el desierto hace frío
que todo ha subido y nos mira y nos ve más pequeños
que lo de anoche no fue nada, un rasguño
un mueble lleno de libros que no voy a leer.

Todo en el poema sirve a tu aparición.
El viento que trae granizo y rompe algunas vidas;
el viento de la luz, al que queremos imitar
siempre que salimos a la carretera;
la inquisición de un cobrador
perdido en la ciudad, encontrado años después
ya viejo, escondiéndo su felicidad
como a un niño adoptado ilegalmente;
la lista de instantes que instantes antes
no existía, no existían, pero ahora sí:
más como una rodilla doblada
en el campo de batalla
que como una carta, ésta
entregada siempre tarde
y siempre al final de una mañana de sol
fría, pero llena de promesas.

Así que no te puedes ir cuando estoy escribiendo.
Tienes que darme tiempo, y no el suficiente
como para que se pudra el poema
pero sí para que se levante en el aire
y vuelva como viento.
Que flote, que se eleve y se pierda de vista
como un precio, para que vengas y me digas
que en el próximo viaje, o poema
(que al final es lo mismo)
me acercaré un poco más.

1 Comentarios para Aproximación

  1. Voro Cerdán escribió:

    Me gusta, así que debe ser vulgar y previsible. Pero a mi me gusta. Vaya oda a las libretillas de tapas de hule, viva la busqueda y la espera que nos hace estar vivos