Propósito

Siempre me he resistido al blog personal. No es modestia, no es soberbia; es que no le veía el objeto.
Escribo en blogs, claro: está Libro de Notas, un proyecto en el que llevo, junto con Marcos Taracido y Carmen Castro, desde 2001. Creo. Se pierde la cuenta de los años. También mi proyecto anti-teatral, La Internacional Melancólica, tiene un blog en el que he ido contando nuestros triunfos y fracasos. Luego, de manera más lateral, o escondida, he participado en SinGéneroDeDudas, el blog que dirige Carmen Castro, y sin duda uno de los más importantes de los que se producen en español sobre asuntos de género.
Y claro, uno siempre está metido en iniciativas que todavía no puede contar. Así que no las cuento.
Pero lo del blog personal no me parecía necesario hasta que sentí la necesidad de tener algunos de mis trabajos, poemas, ensayos, ideas sueltas, preocupaciones, en la red. Mi idea es tenerlos a mano cuando viajo. Hay otros sistemas, pero este me pareció el más eficaz para lo que necesito.
Así que se trata, más o menos, de un archivo público, un lugar en el que pueda ir almacenando mis especulaciones estéticas y recurrir a ellas esté donde esté.